¿Sueñan los Androides con Ovejas Eléctricas? de Philip K. Dick

El mundo que crea Philip K. Dick da para muchas aristas de análisis. La destrucción del planeta, tanto en sus recursos naturales como en la fauna; la falta de ética ambiental; las relaciones personales influenciadas por un dispositivo capaz de modificar los estados de ánimos, entre muchas otras.

Blade_runner

La sociedad, totalmente desmantelada, se comporta como si no hubiera futuro. La Tierra se ha convertido en un lugar donde la vida está en riesgo por polvo radioactivo producto de la Tercera Guerra Mundial. Los animales no pueden vivir, por lo que cada persona o familia anhela tener un animal electrico construido con la capacidad de resistir a este medioambiente corroído.

¿Qué le sucedería a la Tierra si sufre otra guerra mundial? ¿Seremos capaces de colonizar otros planetas antes de perecer acá? Éstas son algunas incognitas que Dick responde en su libro.

En un mundo post-guerra, sin conocer al real triunfador de ésta (¿hay triunfadores en una guerra?), el ser humano se dispone a salir de la Tierra, ayudado por grandes avances tecnológicos. Los androides se encuentran en tal etapa de avance que se necesitan diversos test psicológicos, o de empatía, para diferenciarlos de las personas. Bajo éstos parámetros se desarrolla la historia, donde el caza recompensas, Rick Deckard, debe encontrar a ocho androides de ultima generación que escapan de Marte debido a malos tratos y se insertan en la destruida sociedad terrestre.

Rick conoce de fuente propia las ilícitas operaciones que realiza la industria de androides para no modificar sus politicas de producción. Al descubrir el engaño, el protagonista continua con su labor, logrando destruir seis androides. En el libro tambien nos encontramos con problemas eticos relacionados a la fabricación de tal inteligencia artificial, ya que los robots tienen problemas de empatía, deshumanizando a los pocos humanos que quedan, quienes viven engañados, cómodos y sin mayores inquietudes. Se hace inevitable leer a Dick y pensar en cuanto nos queda para vivir en la realidad que él describe.

¿Será tanta la estupidez humana como para destruir el planeta y  de paso, en su arrogancia, construir animales electricos para suplir a los de verdad? Creo que el autor no está tan alejado de la realidad. Nos vemos dentro de un sistema social-económico que no hace mas que provocar la destrucción de la naturaleza. Probablemente seamos capaces de poblar nuevos planetas, pero al mirar atras y observar como fue nuestro hogar, será un golpe fuerte para aquellos que están afuera.

Por otro lado, el tema etico de las maquinas muchas veces me desconcertó. Androides capaces de realizar cualquier actividad humana, es algo que aun me cuesta imaginar. Dotados de actuar de manera autonoma, tomar decisiones, “sentir”, corresponde a una perdida para la humanidad, pues ya no nos quedaria otra que comenzar con nuestro declive. Probablemente estoy siendo alarmista, pero la falta de identidad humana, que las maquenias nos suplan en nuestras labores escenciales, corresponde a algo que dejaría a la humanidad en desequilibrio.

Dick nos entrega una atmosfera totalmente oscura. En ningun momento brilla el sol. Solo brillan los televisores encendidos transmitiendo el mismo canal durante veintitres horas continuas.

Y ¿soñarán los androides con ovejas eléctricas? pues creo que si, ya que, según el libro, el Hombre ha perdido la capacidad de soñar y asombrarse, y aquello corre por parte de los avanzados robots que poblan el mundo, sin que nos demos cuenta.

Anuncios

Acerca de Juanma Droguett

Casi Bibliotecario
Esta entrada fue publicada en Review y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a ¿Sueñan los Androides con Ovejas Eléctricas? de Philip K. Dick

  1. Si ya la novela de Philip K. Dick es digna de admiración, que de ella naciese la mítica Blade Runner, no hace más que agrandecer su trascendencia.

    Me gusta

  2. Yo pienso que sí, que la humanidad puede ser así de estúpida; o sea ¿dónde está escrito que no puede serlo, o que no tiene condiciones para volverse auto-destructiva, o que tiene su futuro garantizado? Esas garantías no existen; no podemos tener en cuenta los acuerdos internacionales sobre derechos humanos y demás como instrumentos ni válidos ni de influencia real; la industria de las armas nunca se movió un milímetro de su curso por influencia de ninguna presión ‘racional’, ‘ética’ o de ‘consciencia colectiva’.

    Respecto de la Inteligencia Artificial; me gustó mucho el planteo que hace la película Trascendense (2014); el Ser (término filosófico, aunque humano) ¿por qué no podría migrar a otro soporte? Es difícil separarnos de forma radical de una máquina electroquímica, pues nosotros ya somos máquinas electrónicas y químicas (y calóricas).

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s